Alimentacion y Salud

Alimentacion y Salud

Las grasas trans son ácidos grasos insaturados que mediante una hidrogenación se han saturado en parte provocando un cambio de conformación de cis a trans. En los ácidos grasos naturales, la disposición espacial de los hidrógenos en los enlaces simples es trans mientras que en los enlaces dobles es cis.

Cada doble enlace origina un ángulo, al aumentar el número de dobles enlaces aumenta la curvatura de la molécula de ácido graso, esto repercute en la conformación de fosfolípidos y triglicéridos que los contiene.

Los ácidos grasos trans son rectos, como los saturados, a diferencia de los ácidos grasos con dobles enlaces en posición cis que tienen curvatura. Es por esto que unos no pueden sustituir a los otros, producen la misma energía pero tienen diferentes propiedades biológicas.

Existen ácidos grasos de origen natural con dobles enlaces en posición trans como en la grasa de la leche y la carne de los rumiantes. Se pueden originar ácidos grasos trans por transformación química de los ácidos grasos naturales que tienen dobles enlaces cis.

Estos cambios en la conformación espacial de los ácidos grasos consiguen grasas más sólidas, se utilizan para fabricar margarinas, bollería industrial para prolongar la vida de los aceites vegetales y mantener mayor tiempo la consistencia.Ampliar la noticia

El hierro es uno de los minerales que mayor importancia tiene en la nutrición, y cuya carencia, pese a vivir en una sociedad occidental, está bastante extendida. Este micromineral participa en la formación de la hemoglobina, los glóbulos rojos y otras actividades enzimáticas del organismo, almacenándose en el hígado, el bazo y la médula ósea. Su origen puede ser animal, entonces se denomina hierro hémico, y lo consumimos con las carnes rojas, las vísceras y la yema de huevo, pero también puede proceder de los vegetales (hierro no hémico), especialmente de las legumbres, las hortalizas de hojas verdes y el salvado de trigo.

Pero no todo el hierro que consumimos se metaboliza, es recomendable ingerirlo con Vitamina C, mientras hay algunos alimentos que retardan su asimilación, como el té, el café, la leche de cabra o la clara de huevo. La carencia de este mineral genera, entre sus efectos más conocidos, anemia, pero también mala síntesis de las proteínas, deficiencia inmunitaria, incremento del ácido láctico y la noradrenalina o enfermedades cardiopulmonares. Al reducirse la hemoglobina, además, nos encontramos con capacidad menor de aprendizaje en los niños, así como debilidad y falta de apetito.

Cuando falta hierro, la sangre tiene menos hemoglobina de lo normal: este es el pigmento que le da su color rojo a la sangre, y se forma de proteína ligada con hierro. La médula ósea produce constantemente los eritrocitos necesarios para reponer los que mueren de forma natural, y para ello necesita hierro.

Está comprobado que en los países industrializados, entre el 12 y el 18% de las mujeres son anémicas, y no necesariamente por no consumir las cantidades adecuadas de hierro: algunas formas de hierro se absorben mejor que otras, y ciertos alimentos dificultan su metabolismo. Las mejores fuentes de hierro incluyen la carne roja (hierro hémico), mientras las verduras de hoja verde oscuro o legumbres (hierro no hémico) se absorben peor.

Si conjugamos en una comida estos elementos, junto con frutas frescas y hortalizas ricas en vitamina C, facilitamos la metabolización de este micronutriente. Aún así, los humanos no absorbemos más que un 10% del hierro consumido en la alimentación; las mujeres, debido a la menstruación y el embarazo, y los niños en crecimiento, requieren aportes adicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *