¿Es posible dejar de fumar sin engordar?

¿Es posible dejar de fumar sin engordar?

Si es fumador, la resolución más sana que puede tomar es la de dejar el mal hábito.  Pero desafortunadamente muchas veces dejar el cigarro viene acompañado de un aumento de peso.  Entonces, ¿se puede ser libre de cigarro y de kilos extras a la vez?  

Los expertos reportan que sí es posible, si se deja de fumar de la forma correcta.  

Lo primero a considerar es que, aún si es probable que al dejar de fumar suba algunos kilos, es más probable que sea mucho menor el aumento de peso de lo que usted imagina y teme.  La explicación del probable aumento de peso es el cigarro activa el metabolismo.  Se queman aproximadamente 250 calorías al día si se fuma una cajetilla.  Es por ello que, al dejar de fumar, el metabolismo se alenta y el cuerpo tiene esas calorías adicionales que debe quemar.  

La mayoría de las personas que dejan de fumar suben un kilo en las primeras dos semanas después de dejar el cigarro. Comienzan a pensar que si han ganado un kilo en dos semanas, entonces en dos meses serán cuatro kilos arriba o más.  Esta idea los aterroriza y por el miedo deciden comenzar a fumar de nuevo para evitar el aumento de peso. Aquí te dejo algunos consejos para dejar de fumar sin engordar de forma efectiva.

Pero la realidad es que la mayoría de las personas suben un total de entre dos y tres kilos después de dejar de fumar.  Después de las primeras dos o tres semanas el metabolismo se nivela y estabiliza.  Si se consideran los beneficios de una vida libre de cigarro, tanto para el cuerpo como para la apariencia, entonces esos kilitos pueden no ser tan significativos.  

Los pulmones, corazón y arterias se comenzarán a reparar a si mismos casi inmediatamente después de que se inhale humo de cigarro por última vez.  Además la piel se alisa y mejora su apariencia, a la vez que se blanquean las uñas y los dientes.  También mejorará el aliento.  Todos estos beneficios te harán lucir mucho mejor.

¿Qué hacer entonces para dejar de fumar y minimizar el aumento de peso o incluso evitarlo?  ¿Tirar todos los cigarros a la basura o cortarlos y dejar de un momento al siguiente?  Se ha probado que es más efectivo dejar de fumar de forma sistematizada y programada.  Se debe programar una fecha y considerar comenzar una rutina física.  También comenzar un plan de alimentación balanceada y saludable.  No piense en su plan como una restricción de calorías, sino como un plan de salud.  Tome mucha agua, para mantenerse hidratado, lleno y ocupar sus manos en sostener una botella de agua.  

Lo mejor es buscar apoyo para tener personal capacitado para atender cada necesidad que surge, y proporcionar orientación.  Recurrir a un programa que tenga apoyo psicológico al mismo tiempo que proporcione un plan de alimentación balanceada.  

Con el apoyo correcto y el programa adecuado, es posible lograr dos retos simultáneos, dejar de fumar y bajar de peso.  Así se logran mejoras en la apariencia evidentes y bienestar para el cuerpo por dentro y por fuera

Fúmame …” by Rob Unreall is licensed under CC BY-SA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *